lunes, 8 de julio de 2013

Manomatuey - Tres Veredas: Pendiente…

Manomatuey - Tres Veredas: Pendiente…
Un leve error y estoy fuera del camino, eso pensaba mientras agotaba el agua que me quedaba, pero este si este día ya he cometido muchos errores, el primero fue la salida solo y con retraso, el segundo la mala elección de la ruta para llegar a Manomatuey y el tercero doblar a la izquierda conscientemente de que Silvio, el campesino de piel curtida y pelo blanco,  me había especificado “tienes que doblar todo el tiempo a la derecha”. 





La mitad de mi vida montando bici y no deja de sorprenderme la negatividad y subestimación de todo el que no monta, (incluso de muchos que montan), al preguntársele como llegar de un punta A, a un punto B por el que halla que superar obstáculos de distancias y accidentes geográficos naturales.









Tres Vereda era mi meta en la distancia, pero mi objetivo era encontrar una ruta por monte para enlazar a Manomatuey con Los Cacaos. Tenía casi un año manoseando la idea y par de meses rezongándoles la ruta a mis amigos y por cosa del destino ninguno pudo ir y yo no puede esperar más.

Icé velas… bueno, en mi caso “tense cadenas” y marque rumbo a Jamey, (para hacer esta ruta no me vuelvo a ir por aquí, descubrí que se tarda una hora mas), llegué a Manomatuey a las 10am (ya tengo 3horas 15min y ascensos desde 13msnm hasta 700msnm) y pregunto a los locales sobre como llegar al Cacao por Tres Veredas, al oír una docena de la misma respuesta pienso para mis adentros: Pero que problema con esta gente que lo primero que te dicen es que “no va a poder llegar en eso, refiriéndose a mi bici, que mejor me valla por asfalto” lo que me interesa es la aventura de una nueva ruta. Hasta que por fin!!! Un alma piadosa portada por un cuerpo ebrio, añejo y cansado me manda a parar y me brinda indicaciones de lujo sobre como llegar y como es la ruta.

 
Las infinitas horas de ascenso con la bici sobre mí, así como lee, la bici me montaba a mi jajajaja, no habia forma de subir o bajar semejante loma sobre la bici, se lo describo sin animo de exagerar: intente subir el edificio Acrópolis por la escalera llena de lodo, raices y ramas, abejas, mimes y con la bici a cuesta. No puedo negar que en medio de esta jungla habían oasis con manantiales del agua más pura que he bebido y plantas que nunca antes habia visto.





La sutileza del silencio y el latir del corazón, la soledad y la oportunidad de convertir un error (en realidad varios errores), en un momento (muy largo) de reflexión, de paz espiritual me dicen que no siempre los errores se pagan con dinero o sangre, también se pagan con agradecimiento por la oportunidad de ver cosas nuevas o desde puntos de vista diferente.

Tres horas después de estar metido en la ladera norte de La Colonia por fin salgo a la civilización, esta es una de esas travesía de las que no le dejan deseo de volver hacerla  hasta unos días o semanas después y que te permiten apreciar el confort de un sofá en su verdadera magnitud mientras se disfruta el “Winbledon” o la “ F1”

Verdaderamente… hice una nueva ruta, no hice la ruta que quería, así que Manomatuey - Tres Veredas está pendiente para una próxima aventura… te atreves???