lunes, 26 de diciembre de 2011

Rompe Piernas Navideño 2011. (2da Parte, Ruta de La Ciguapa)


Rompe Piernas Navideño 2011. (2da Parte, Ruta de La Ciguapa) 
Por Carlos Brea.
Click para ver Video-Montaje.
En  mi cabeza ensordecían los arpegios de una guitarra eléctrica, era Hendrix… Voodo Child… Toda la noche hizo un frío como nunca, el sleeping bag cumplió cabalmente su función. En reloj interno me despertó y a pesar de la juerga nocturna no hubo resacas, no hubo “facturas”.
Estábamos planificados para salir a rodar a las 9:00am. Son las 11:00am y es cuando estamos posando para las fotos de salida… no hay presión.
Un sinuoso plano de 3km nos lleva del hotel a donde empieza la escalada, para algunos el inicio del tedio que en lo adelante se opaca con la deslumbrantes visiones de la viva naturaleza.
Serpenteando colina arriba, desde el valle de Constanza hasta la cima donde está la Virgen de la Altagracia, los pinares son infinitos. El verde despunta queriendo acariciar las espumosas nubes y el resultado de este matrimonio es el más puro y fresco de los vientos. 
En el ascenso, por momentos, las sombras se interrumpen y el sol cuela su mirada, bendice el suelo y calienta el espíritu del osado aventurero que surca las entrañas de la cordillera. 

Ya en la cúspide las cámaras son desenfundadas y cual papparatzi nos hacemos con el esplendor que nos rodea. Simplemente no hay palabras para describir lo que se siente estando ahí con el valle de Constanza a tus pies y solo la niebla que te separa del cielo. Es vital estar un rato en el más profundo de los silencios, y meditar en tanta paz, esto va más allá de Hendrix… pero como dice él mismo: “Well, I stand up next to a mountain And I travel down with the edge of my hand”.
Empieza el descenso hacia la culata y observo que  hacia el valle de Constanza se ciernen nubes mientras hacia el valle de la Culata un sol prístino quema al forastero que no se protege a pesar del frío y la humedad.
Como del rayo atravesamos la Culata dirigiéndonos a Cruz de Cuaba,  no había forma de evitarlo, cada giro de cabeza, cada parpadeo, cada paso avanzado se convertía en una postal o por lo menos en el encuadre perfecto para matar de envidia a nuestros hermanos de vielas.
Campos, sembradíos, pinares, llanuras, valles, montículos, montañas, sierras, mezclas de tierras agrestes en las laderas erocionadas con las más fértiles tierras tierras de cultivo del Caribe, pinares, campos de yerba rojiza y salvaje, pedruscos dispersos, zurcos hechos por las corrientes de agua al bajar por los caminos desnudos de verde, casa de tabla y techo de zinc oxidado inclinadas ante la majestuosidad de la naturaleza, gente amable y siempre sonreída, el frío, el viento doblegando la vegetación a ser reverente ante el imponente sol.
Retomando los ascensos, varias paradas para capturar recuerdos. Aves que revolotean jugando a ser mariposas al viento, campesinos recogiendo la cosecha que le obsequia la tierra como premio por su laborioso empeño, cuadrúpedos que andan y desandan libres dentro de su corral,  y mientras más alto subíamos más verdes son los campos, más roja la tierra, más azul el cielo, más blancas las nubes, más espesa la niebla, más frío el viento, más sed sentíamos y más cansados estábamos.


Un merecido descanso en un oasis nos permitió reponer fuerzas. Unos con otros bromeábamos en un estado de relajación mutua tumbados en unos rústicos sillones de bambú.
El momento de zarpar llegó y el descenso desde Cruz de Cuaba pasando por la bajada de Suriel marca profundamente un nuevo nivel de adrenalina, un vertiginoso descenso vigilado por La Santa María y enmarcado entre montañas, hasta el fondo se logra ver el magnífico valle de Tireo.
Osados llegamos a Tireo con sed de más y el llano nos premia con puentes colgantes sobre riachuelos para llegar a nuestro último ascenso del día, la llegada al Valle de Constanza.
La tarde empieza a caer y los rayos de luz impactan al cielo sobre el valle haciéndolo brillar como un diamante, el diamante de la agricultura, una explosión de colores y tonalidades que cambian a cada segundo brindando uno de los espectáculos naturales más bellos que cualquiera haya presenciado, la mejor despedida, el mejor “hasta luego” que te puedan regalar. 
Ver Fotos Ruta de las Fresas. 
Ver Fotos Ruta de la Ciguapa. 
Ver Vídeo Foto-Montaje.

2 comments:

Publicar un comentario