miércoles, 16 de noviembre de 2011

Una Carrera Sin Estres...!!!

Ivette Pelaez y Carlos Brea.
Prueba en Pareja.
Dom. 13 Nov. 2011. Parqueo Universal de Seguro.
Una Carrera Sin Estres!!! 
Por Carlos Brea.
Si tuviera que definir cómo fue la carrera de la Prueba en Parejas Nov. 2011 desde mi punto de vista simplemente diría que fue una carrera sin estrés pero emocionante. 

Sabiendo quienes iban a competir en nuestra categoría me daba una cosquillita en el estómago, (resabios de un pasado competitivo vertiginoso)... Luego de un rato sintiéndome así, se me pasó al recordar que No Hay Trucos: entrenamos, conocíamos la ruta y estábamos bien acoplados como equipo y nuestra intención era de caracter social y recreativo,  y digo era por que en el momento competir para ganar se convirtió en todo... Evidentemente tenía mis favoritos para los primeros lugares y estábamos Ivette Pelaez (mi pareja) y yo. 

Llegado el día de la carrera teníamos planificada toda una estrategia para llegar bien a la meta: cuidar la hidratación, la alimentación, el descanso, la intensidad con que correríamos, y adaptarme a la condición física y emocional del momento de mi pareja... 

Medité mucho respecto a competir en esta ocasión, pues hace un tiempo no me atrae para nada la competencia (un par de accidentes extremos hacen que cualquiera flaquee) así que si iba a participar iba a dar lo mejor de mi.

Día de la carrera: Dan el banderaso de salida y se empiezan a oir la respiración sofocada de todo el que está sobre una bici, poco a poco nos vamos quedando detrás, (dentro de mí, bien se que la carrera se gana al llegar no al salir). 
Poco a poco vamos remontando posiciones, gracias a la constancia de Ivette hicimos un excelente trabajo de equipo. El primer obstáculo fue cruzar la verja de Los Cazabes que cuando llegamos había una fila de veinte ciclistas, "volamos" la verja por un lateral... sin hacer fila. 
Camino a Sabana Queliz, Sabana Mancebo, empezamos a ver como nuestros "adversarios" iban quedando detrás, uno a uno fuimos calando posición y confianza hasta estar en cuarta posición sin saberlo. Mantener la cadencia constante nos funcionó bastante bien. 

Al entrar en "el trillo del tanque" mi goma estaba totalmente vacía y el seguro se le había soltado no se cómo, me dí cuenta y lo cerré de inmediato, pero "lo que está para uno nadie se lo quita": bajaba entre los zurcos con mucha prudencia y donde no podía montar me apeaba y a pesar de esto aterricé en un arbusto de guao... y me acordé de John Caba :P. 

El lodo, luego de cruzar sobre el puente del balneario, fue el punto de no retorno. Estábamos a dos kilómetros de la meta y en el punto más crítico de toda la ruta. Conocíamos la ruta y sabíamos que hacer, trabajamos en equipo y superamos tanto el lodo como la abusiva subida de caliche y barro para salir al antiguo "porton amarillo". 

Mientras subíamos había visto a alguien delante y al llegar a la calle seguimos las indicaciones de los que estaban ahí (más por intuición personal que por creerles), quienes iban delante no lo hicieron y tuvieron que regresarse para alcanzarnos, estableciéndose de esta manera la más fiera batalla que ciclista paseador alguno pudiera tener. 

Hasta que estuvieron a nuestro lado, rebasando, es que me doy cuenta que son Hatuey y su esposa Lily. Estaban en mejores condiciones física que nosotros y dimos todo por llegar primero que ellos, pero nos ganaron el tercer lugar por unos segundos de ventaja. La carrera había acabado... quedamos cuarto. ahora venía la mejor parte: socializar, escuchar las historias, los cuentos y anecdotas...  pasarla bien!!!

1 comments:

Publicar un comentario