martes, 26 de julio de 2011

La Vicio Cleta .

La Vicio cleta                                                 
By: Raúl Fabián
  ¨ Cada hombre tiene su vicio¨ Decía Neruda y en mi corazón existe una particular alegría,   pues en mi opinión: he escogido el mejor de ellos; he escogido un singular y hasta poco convencional  pasatiempo, (aunque a decir verdad es ya más que un estilo de vida): Aquel que solo se logra a través de la aventura, el sacrificio, el esfuerzo, la superación y el dolor.
            Pude y puedo ser como mucho de los mortales cuyo sentido de la satisfacción se resume en al menos un sueño de una vida cursi, relajada,  frívola, narcisista   y acomodada. En cambio yo, como muchos otros, hemos escogido el dolor estoico como fuente de satisfacción y vida: aquel capaz no solo de transformar la mente en un campo de batalla, sino que una vez lograda la meta; el corazón se convierte en una trinchera de triunfo y orgullo propio. (Y lo mas interesante  del asunto es que cada quien se forja su propio límite y su propia frontera).
                Cada quien escoge la ruta de su destino ; No ha sido un hecho al  azar, ni casual ni fortuito quienes somos hoy en día , ni quienes seremos el martes en la noche del 28 de mayo , veinte y cinco (25) años en el futuro(claro , si logramos sobrevivir a los políticos , Mamberos y Denboeros o a un delivery de fast food o hasta al  motorista del colmado de cualquier banilejo , sin dejar de mencionar al azaroso guagüero de cualquier ruta urbana de la ciudad )..
              Aun a mí mismo me inquieta y hasta me intriga el no poder responderme a la pregunta de donde proviene este vicio mío; Pero,  Slow down man!!,  Que ni siquiera has mencionado cual es ni de que se trata el vicio? (Si tuviera que publicar esto en algún otro sitio que no tuviera que ver con el origen y la razón de ser de esta página, sería más que comprensible y predecible el que no adivinaran  cual es este fuñido vicio,  mas sé con certeza que entienden mi idioma)
   De todas formas; Esta atadura favorita tiene que ver con bielas, aros, tumba cadenas, tubos,  amortiguadores, pedales, descarrila dores y  algunas 260 piezas más.
                Yéndome un chin  lejos a algunos albores  horizontales o verticales  de mi memoria? ; La primera imagen de dos ruedas rodando  en mi cabeza, tiene que ver (con  hasta ese entonces) la maquina pedaleadora más intrépida, desarrollada y casi inalcanzable (en mi opinión) de mi niñez: Se trataba de la legendaria  y pretensiosa: ¨chopper¨. Recuerdo como mi tío favorito y algunos de sus amigos se ufanaban maravillados, hablando con motivación, mientras  tocaban cada una de las piezas de la ¨muchachona¨, casi con frenético delirio. En aquel entonces; poseer un artilugio de tales proporciones  era millas de distancia superior a las más cotizadas de las bicis de hoy en día. Por mucho tiempo fue así. Tener una imponente chopper te acreditaba como el ser más interesante y apremiado entre los panas  y las féminas. Poseerla  y lujarla por el barrio y/o el pueblo; era más que fascinación y opulencia; Significaba convertirse irremediablemente en el centro de atención del más insensible de los mortales.      El solo recordar aquella inolvidable y aun maravillosa película magistralmente dirigida por Steven Spielberg: IT. (Acaso quien no habrá visto o hasta recordará la imagen de unos niños  quienes a punta de un grotesco y raro; pero poderoso dedo; eran ascendidos hasta la silueta de una inmensa luna plateada mientras suspendidos en aire,  pedaleaban y volaban con la libertad de una libélula?)      En mi opinión, esta película, fue el detonante que incendió el anhelo de cada mozalbete de rogarle a Dios que se acordase de ellos un día de reyes.
             Para ese entonces, las posibilidades de aunque fuera montarme en su sillín, eran más que nulas.                                                                                                                                  Era demasiado niño tan siquiera para andar en algo  superior a una patineta, eso  sin dejar de mencionar  lo costosas que eran. En otras palabras, era imposible para mí tenerla;  y así fue durante todo el tiempo que fueron el juguete más cotizado. Más bien lo que saco a colocación son las experiencias vividas desde mi perspectiva infantil y pasiva de tercera persona por otros familiares o conocidos mayores que yo. (Aunque ahora mismo no sé en cuantos errores históricos y de precisión estaré incurriendo?)
         Con el tiempo y (como sucede con prácticamente todo en esta vertiginosa y vanidosa vida) Las chopper dejaron de ser el centro del universo y en lugar de ellas llegaron las gloriosas BMX; Las bicicletas mas anheladas y versátiles del momento;  Simplemente el mundo calló arrodillado a sus encantos; y de repente todo mortal  mayor de 7; y menor de 17 soñaba con una de ellas. Al menos en esta etapa ya contaba con algo de edad y eso me permitió experimentar y expandir mis alas hacia lugares hasta esos entonces inhóspitos y desconocidos para mí y mis amigos .Quienes Nos  Arriesgamos a salir de la burbuja en la que nos encontrábamos por presión paterna y como todo un desafío  indescriptible, y sutilmente rebelde, conquistamos  otras fronteras prohibidas; y Definitivamente rompimos esquemas en muchas de nuestras infancias. Sin embargo; Ya no solo se trataba de tener una BMX, sino más bien de demostrar cuantas artimañas y cartas tenias entre las mangas o entre los pedales? (Otra vez estaba en desventajas); Nunca pude hacer ni siquiera un ¨bunny hop ¨   ; mucho menos levantarla en una goma y rodar casi sin gravedad como si un ángel te mimara y te cargara en su regazo; al tiempo que te explicaba técnicamente que lo que estaba sucintándose era un famoso ¨whelly¨).  Todavía Aun me pregunto, que se habrán hecho Pololo y Anthony: los chicos más destacados, habilidosos  y arriesgados en una BMX de mi infancia?  Las habilidades y el ingenio proyectado por estos cuasi pros eran avasallantes; EL SHOW pertenecía exclusivamente a ellos;  juntos eran,  imbatibles e intimidantes. Nadie en su sano juicio hubiese pensado tan ni siquiera en desafiarlos. Las artimañas y  piruetas exhibidas por estos ¨stunts¨ del BMX, era algo para lo que no estábamos hechos.
            El tiempo siguió haciendo de las suyas y de repente: Las endiosadas BMX, empezaron a perder escaños; esta vez no se trataba de otra competencia similar; Mas bien la competencia era desigual y desleal. El imperio nipón había traído consigo un nuevo paradigma de diversión y transporte para los siempre actualizados¨ pequeños hamburgers. (Como yo le llamaba, en alusión al termino de pequeño burgués); y consigo vino nuevamente una ola de estímulos en que solo aquellos que tuviesen el medio económico y nuevamente la edad; llegaron  a ser los nuevos príncipes: El tiempo de las ¨pasolas¨ había llegado y esta vez para quedarse. Por primera vez,  entre los impávidos mozalbetes, tigueritos, y vácanos, la onda para nada tenía que ver con una simple bicicleta.  Creo que ahí mismo se inició una segregación y una brecha garrafal que proporcionaba una litigante separación de roles y estilos, aun así fuera todavía  entre dos gomas. (Todos conocemos la diferencia entre las dos gomas de una bici,  y las cuatros de un carro), Así mismo trascendió el contraste: las bicicletas para los niños y las pasolas para los engreídos  y mayorcitos.
Nuevamente y como siempre; las féminas olían el éxito  que desencadenaban la novedad de un medio de transporte fino, rápido, eficiente y  no muy común;( En este caso  una chapín; Una Honda lead; Una Veluga; ECT),  y que tenían el subterfugio de hacer   sentir como desaliñado y sucio a cualquier imbécil dando pedales. Cuantas veces fui rechazado y ridiculizado por flirtear a una bella dama encima de una BMX? Todavía recuerdo a la dulcinea Awilda, quien supo recibirme  por simple cortesía en la marquesina de su casa justo al tiempo que se escabullía desvergonzada en la cola de una lujosa pasola!!! Jajajjajjaja!!!
                Con la misma desvergüenza y la misma fanfarronería que  suscitan las modas y nuevas tendencia  de tiempo en tiempo;  las pasolas también tocaron fondo y con ellos arribó su desenlace: Un carro siempre ha sido y siempre será un carro, (más aunque sea alquilado) y en destellos fugases: Nuevamente se repetía la misma historia.
                 Para no cansarles el cuento; Ha pasado mucho tiempo luego de toda esta pamplina que felizmente es mi vida. ( Pero qué cosa!!), increíblemente y con mas fascinación de la que pudiese hablar o transmitir, aquí me encuentro tan enamorado de mi bici que hasta duermo en la misma habitación entre el medio de ella y mi bella esposa. (Así de literal como suena)  y permítanme confesarles que las fricciones, celos o rencillas entre ambas es nulo. Mi esposa respeta la presencia de   mi bici; Así mismo como si se tratara  de la querida mudada  por un hombre posicionado de un pueblo de los de antes; a cinco casas de distancia del hogar y la esposa oficial; en la que increíblemente la armonía y el respeto entre ellas primaba por sobre todas las  cosa; mientras el mayimbe comía en su casa pero de paso echaba su pavita donde la otra.  Que afortunado soy?, Lo que sucede es que  ella (me imagino)  comparara todos los dolores de cabeza dado por mí en el pasado, mientras que desde que asumí  andar en una bici; las cosas para bien han cambiado o al menos mejorado,  aun así me pierda por 12 horas un sábado o domingo cualquiera.( Pero al tema que realmente importa). Jamás pensé que iba a ser raptado por este vicio; que este aparato de dos ruedas y un timón, se apoderarían de mi persona como si de una posesión demoniaca se tratara; mucho menos después de todas las ineptitudes que me caracterizaron el andar en una bicicleta desde que puedo recordar. L o más interesante del caso es que 25 años después; aun continuo  con las mismas ineptitudes (a las que hoy por hoy le llaman chongueria). Sin embargo;  Vivo activamente enfocado en ella. En el trabajo adelanto los días y me remonto al fin de semana para visualizarme en un monteo. Aprovecho cualquier momento para meterme en you tube y soñar comiéndome con los ojos un video. Llamo a los panas y siempre se trata del mismo tema. Que si fulano le dio una pela a centeno, que fulano se compro la ultima maquina con aire acondicionado integrado en el sillín, que si el paseo, que si en Haina o por el primazo, que si los químicos, que si XT  o XTC, que si en la tienda o por el internet?; Que si Armstrong o contador.  Así  es la vida de un apasionado del ciclismo, mas aun le tenga miedo a los pedales y nadie lo vea montando ni por los centros espiritistas.
                  Sin embargo;  Lejos de impresionar, el vicio de la bicicleta solo da motivos para que los demás piensen que estas por lo menos de remate. (Y no los culpo), tratándose de una media islita bananera la que habitamos; Donde medio país y una cuarta, acompañados de más de cuchucientos mil Dominicans, entienden que solo de baseball vive el hombre; No es extraño que les parezca fuera de serie que uno prefiera el Tour de France  a una tripleta entre Sammy Sosa, Pedro Martínez y el big papi con Babi Ruth de ampalla. Pero lo que menos  entienden, es que estés dispuesto a pagar más de lo que cuesta un bionico de cuatro gomas, por una jodia bicicleta; o que decidas no bonchar, o dejar el bonche a media, justo cuando las mujeres más hermosas acaban de llegar para irte a acostarte temprano, para al siguiente día madrugar y desgaritarte a coger lucha para una loma.
                   Que donde está la magia o el truco? En verdad ni yo mismo lo sé. Y que tal vez si fuera más cuerdo,  lo decente y justo fuera maldecir y boicotear cada bicicleta en el mundo; Pues desde que tengo uso de memoria, la canalla solo me ha dado lecciones de clasismo y segregación, se ha empeñado en fregarme en la cara mis propias ineptitudes, flojeras y debilidades y hasta novias dejé de levantarme  por ser tan simple y corriente llegando sudado a los lugares. Que tal vez me dieron a beber agua de grasa, o quizás enterraron como un ombligo, par de tubos en el patio de mi casa?; O tal vez algún ¨gua guᨠme echaron usando como prenda pa la brujería unas pantaletas sudadas de gel hidratante y químicos? Venga usted a saber!
             Lo único de que estoy seguro es: Que gracias a este deporte de afortunados, mi vida ha dado un giro de 360 grados; Que mi corazón late como si fuera un niño de 15 años y que he encontrado la forma de sentirme más que nunca vivo y esperanzado. Que he conocido y seguiré conociendo personas muy dignas y maravillosas de las que ya ni aparecen en los colmados. Que puedo ser un ejemplo para mis hijos;  quienes ya han empezado a darse sus primeras dosis, de este vicio con particular dicha y alegría. Que más le puedo pedir a Dios; Sino rogarle que me siga bendiciendo cada día más con amor y pasión por este vicio; librándome de un terrible accidente (serio riesgo) y continuar alegrándome como lo hace, cada vez que puedo estar y disfrutar de su inmaculada y maravillosa naturaleza metido en un agreste monte…

0 comments:

Publicar un comentario