viernes, 15 de julio de 2011

INTRODUCCION A LA PEDALOTERAPIA

INTRODUCCIÓN A LA PEDALOTERAPIA.
Por Raúl Fabian.
Múltiple son las razones por la cual muchos (y cada día somos mas), hemos decididos hacer del ciclismo algo así como una especie de capilla sagrada; un amor enfermizo e imposible siempre disponible, del cual a estas alturas somos al menos fervientes fanáticos; sino convulsos adictos sin remedio cuyo vicio hay que mantener contra viento y marea,  contra loma  y lodo, contra sufrimiento , sudor , pájara  y dolor; tal vez muy parecido  a la obsesión y al paroxismo del primer amor  correspondido  o no  de la mocedad.
Sin duda alguna; Solo el escribir estas estos párrafos demuestra pruebas muy congruentes de que debo de estar afectado de algún síndrome emocional agudo. Sin embargo y  a pesar de todo;  la siquiatría y los psicólogos (en mi opinión muy acerva),  salen más caro que este caro deporte. En el ciclismo  los resultados de solución de problemas Se realizan muy magistral y efectivamente ; mas aun sean conflictos de depresión y de suicidio, baja  autoestima o ausencia de ella, (que me imagino que en buen dominicano debe de ser algo así como olla de amor propio) , y hasta harturas de cuernos, incluyendo desencantos de la existencia misma,  por el hecho de haber nacido en un hogar ¨full de to¨ y/o  libre de carestías y experiencias  que hayan puesto a un individuo a coger  luchas en esta terrible pero fascinante y maravillosa vida .
Encima de una bicicleta no solo se resuelven más rápida e infaliblemente los problemas y todo tipo de  achaques,  (INCLUYENDO los sexuales; si es posible hasta de pedofilia y homo agregada), aunque, en honor a la verdad, de esos dos últimos temas,  dudo que hayan soluciones factuales, aunque algunos se encuentran  haciendo el intento y no sé, ni me interesa con cuan efectividad de resultados estarán solucionando sus confligustos.
Lo más importante es que todas estas soluciones, se ofertan sin preámbulos  ni sesiones ridículas donde siempre se le tenga que dar la razón a Freud y sus complejos, mientras algún negociante de la mente marca con un avaro reloj el inicio de un circulo irrevocable de frustraciones inacabables de la infancia, que de seguro sustentaran económicamente  al terapeuta por un buen tiempo?
Tan solo con pedalear unos 45 minutos al día: Todo el que se inicie  puede  palpar y percibir a pesar de los jadeos y un posible tupido grajo, soluciones casi mágicas a sus preocupaciones e impotencias. La vida se vislumbra más clara y positiva justo después que te quitas el sudor con un intenso baño.
La vida en una bicicleta  desdibuja problemas,  mientras te deshilachas resolviendo otras pruebas: Durante un monteo (mientras más desafiante mucho mejor); tus metas y tus propósitos son otros, ya sea que uno se convierta en una especie de zombi o enajenado masoquista, paleando un dolor con  calambres y sueros RECETADOS A pacientes con cólera o disentería; la verdad es que pocas recetas de este mundo OFRECEN soluciones  tan tácita, espléndida, nada pacífica  aunque muy estoica a los problemas como esta simple locura.
Casos que ni los eruditos de la conducta humana comprenden cómo se resuelven tan rápidamente (si eres ciclista) les sorprende hasta al nivel del psicoanálisis y hoy en día no es sorprendente encontrarnos con  algunos de esos experto en materia humana, dueños de talleres de locos, tratando de averiguar por si mismo timón en mano, sillín en tierra cual secreto tan efectivo se esconde en lo terapéutico de los pedales. No me cabe la menor duda que pronto se pondrá de moda el término de la pedalo terapia como solución a muchos de los traumas y disparates que nos aquejan hoy en día  y  ya me imagino a un sesudo distorsionante de estos, lanzando con bombos y platillos alguna obra maestra dirigida al mundo de cómo aprender a auto hipnotizarse mirando un pedal, o  o cómo enfocarse ante la vida con tan solo hacer girar un aro con 8 rayos menos, o tal vez hasta del uso de la grasa para la cadena , como electrolito sintético  que puesto en los sobacos  despierten un tercer ojo perdido en lo recóndito de la memoria capaz de hacer que un individuo sumergido en una profunda incertidumbre existencial  , finalmente se encuentre consigo mismo.
Afortunadamente para nosotros; Nada hay de complicado en estos menesteres; pedalear para nada requiere alguna cosa que tenga que ver con mantra yoga meditación; cursos avanzado de hipnotismo o neurolingüísticas, ni siquiera con mirarnos en un espejo al tiempo que nos masajeamos la espalda. Aquí todo es  simple pero efectivo.  Nada de píldoras para dormir, ansiolíticos, Sico- trópicos o barbitúricos enajenantes. Dos sesiones gratis al día de al menos 35 minutos y voila: Ni un gobierno como los últimos dos años de Hipólito mejía y sus cantaletas apabullantes podrán contigo; Ni siquiera una investigación hecha por Nuria Piera  en el patio de tu casa lograran descontrolarte; Es más ,  los clásicos  pleitos y berrinches   emulados con manipulación disimulada hechos en días específicos por la señora esposa ; No  podrán marchitar  el buen juicio , la ecuanimidad y la satisfacción dibujada en la cara después de un ¨apero y glorioso¨ monteo. Encima de una bici, buda mismo  siente celos y envidia de ti y de mi;  Inclusive  ya hasta me lo imagino analizando sino sería una buena idea rebajar la barrigona (otrora sinónimo de bien y abundancia), y en vez de seguir alelado perdido y absorto en alguna cuneta  de la re-encarnación con sus leyes de  karma y dharma y  su posición yoga de  choncho de loto, finalmente se decida a hacer algo más pragmático, real y contundente como enfilarse monte adentro y como cualquier chongo desesperado en un momento de prueba pedalear hasta llegar a la meta.
Mientras tanto; a un unísono pedal sigamos desafiando no solo las escarpadas montañas de aquí y de allá; lo peligroso de andar encaramado en dos gomas  aros 26 y hasta 29 en las junglas de calles y avenidas de nuestra media isla, en las que un ciclista debe valer menos que un realengo sin dueño, tuerto y medio cojo; Sigamos desafiando a aquellos pros que creen que el arte del ciclismo es exclusivamente para ellos y nadie más; continuemos desafiando a las esposas irreverentes , ególatras y prepotente que piensan que sus maridos son exclusividades de sus caprichos trasnochados y malogrados y sin importar la tribulación , la amenaza y el problema ;  pedaleemos como si el fin del mundo estuviera más pronto que una carrera distrital. Olvídese de  siquiatras, o de sicólogo o consejero; aprendamos a enfrentar las situaciones huyendo; pero esta vez huyendo aunque sea en un ¨velocípedo¨ en dirección a los trillos y los montes, al lodazal, las zanjas y los repechos; y al final de la jornada habrá tanta satisfacción y vivida alegría en el corazón, justo como cuando haces las paces con Dios. (Por supuesto, no que quiera decir que Papa Dios y la bicicleta sean dos cosas paralelamente iguales), eso nunca jamás, sino mas bien que el nivel de paz y holgura hallados, taparan muchísimos hoyos y te evitaran gastar mucho dinero; Dinero que los ingenuos vagos y haraganes, le reparten a los médicos, mujerzuelas y farmacias casi hasta por apatía. ASI QUE A LA PEDALOTERAPIA PARA EVITAR MALES MAYORES Y  REZABIOS INNECESARIOS….

0 comments:

Publicar un comentario